Cómo limpiar un calentador de gas: ¿se te apaga solo?

Mecánica interior de un calentador

Es común que en un momento dado la llama de tu calentador de gas salga amarilla en vez de azul, sea débil, errática, irregular o que directamente no haga chispa. No te preocupes, por regla general, es una avería fácil de solventar y no necesitas llamar a un técnico y gastar dinero. Te explicamos cómo hacerlo.

Paso a paso de cómo limpiar la caldera de gas en el 90% de los casos sin coste

Al igual que cualquier otro aparato en casa el cuidado es muy importante, este trabajo no solo mantiene a los equipos funcionando perfectamente, también incrementa su vida útil. Por esta razón hemos traído algunas recomendaciones sobre cómo limpiar un calentador de gas para ayudarte a hacer lo propio con el tuyo.

Los calentadores de gas funcionan mediante un proceso de combustión, por lo tanto, necesitan oxígeno y una salida constante de gases. Si tu calentador es de tiro estanco, deberás llamar a un profesional acreditado para manipular la cámara sellada donde se realiza la combustión. Antes de realizar la limpieza, puedes cortar la llave de paso y cierre o la bombona de butano si así lo deseas.

Pasos para limpiar el chiclé y el encendedor piezoeléctrico

1. Sacar la cubierta o chapa frontal

Dependerá del calentador pero no te resultará difícil. Quita la cubierta que protege el mecanismo del calentador. Suelen estar sujeta por dos pestañas metálicas y quizá dos topes de plástico. Tira sin miedo pero vigila que la rueda o perilla del regulador esté en una posición correcta que permita extraer la tapa

2. Revisa si el chiclé tiene mucho polvo

El chiclé es lo marcado en rojo en la foto. Es la pieza responsable de proporcionar el oxígeno en la combustión. Si hay polvo, el oxigeno no llega correctamente. Verás que entre el chiclé y el tubo que transporta el oxígeno a la llama hay unos 5 milímetros. A veces se crea una membrana de polvo. Asegúrate de limpiar bien ese pequeño hueco.

Chiclé

3. Dale con un cepillo de dientes y sopla con fuerza

No hace falta grandes herramientas, pasa suavemente el cepillo por el chiclé y sopla fuertemente.

4. Soplar en la parte donde está el encendedor piezoeléctrico o sistema de encendido con los quemadores

En la foto tienes marcado el encendedor piezoeléctrico o bujía. Es una zona propensa a acumular polvo. El tubo que se ve en la imagen es el que viene del chiclé. Da un soplido con fuerza en esa zona donde también está la rueda o perilla del regulador

Encendedor piezoeléctrico

5. Limpiar otras partes

Ya que tienes el calentador abierto, ¿porqué no darle un repaso? Con el cepillo o una brocha pequeña dale suavemente a las piezas del calentador que veas más sucias: quemadores, serpentín, piezas metálicas, cables, tornillos, gomas de instalación, válvulas, etc.

6. Vuelve a colocar la tapa

Vuelve a colocar la cubierta o chapa frontal y ¡listo!

Qué otro tipo de averías puede tener mi boiler de gas

Si tu avería es del 10% que no se soluciona haciendo los pasos anteriores, ten en cuenta que este tipo de calentadores funcionan a través de instalaciones de gas, es decir, cámaras de ignición, tubos, conductos, válvulas, llaves, termostatos, tapas, depósitos de butano, etc.

Todas estas piezas deben conservarse en perfecto estado, por esta razón los expertos recomiendan revisiones periódicas cada 5 años. Estas revisiones las realizará profesional cualificado de nuestra compañía de gas.

Si tienes un termostato y la válvula a presión no funciona bien, lo primero que debes hacer en este caso es desconectar el calentador de la electricidad y cerrar la llave de agua fría que alimenta al tanque del aparato. Seguidamente contacta a un profesional.

Los calentadores de gas también necesitan de una limpieza del tanque, esta es la mejor forma de eliminar sedimentos y mantener el equipo en buen estado.

El chiclé del calentador tiene mucha suciedad y polvo

Si con un soplido el chiclé sigue sucio, te recomendamos extraerlo. Para ello puedes emplear una llave de tubo nº 7 que encaje con el chiclé y una llave inglesa para darle vueltas hasta que salga. Antes deberás quitar el tubo

Una vez has conseguido sacar el chiclé, ponlo bajo un chorro de agua a presión. No intentes limpiarlo con una aguja o hilo, el agujero u orificio es más pequeño y podrías agrandarlo haciendo que salga más oxígeno del que debería.

El encendedor piezoeléctrico está roto

Si ves que no hay chispa o que no llega a encenderse nada de llama, es posible que el encendedor piezoeléctrico esté averiado. En ese caso extraelo y consigue uno nuevo en cualquier tienda de repuestos o recambios de fontanería y calefacción.

Puedes utilizar una pinza metálica para quitar el encendedor y el anillo metálico.

La llama enciende pero se apaga al poco rato

Si consigues hacer llama pero al mover el regulador se apaga, puede ser que esté actuando un mecanismo de seguridad como la termocupla o termopar. Si fuera el caso te recomendamos acudir a un profesional para ver dónde puede estar el fallo

Otra causa es la falta de tiro. En este caso quiere decir que el calentador no puede evacuar correctamente los gases producidos en la combustión. Asegúrate que el tubo extractor no está obstruido y la salida de gas es correcta.

Limpieza general

En caso de que quieras una limpieza simplemente preventiva, te dejamos un video donde lo explican muy bien y paso a paso:

Conclusiones

Si te ha quedado claro todo lo anterior, estás hecho un manitas y no tienes nada que envidiar a un profesional. Seguro que podrás alargar la vida útil de tu calentador y mejorar el estado de conservación. Tu tiempo habrá evitado que tengas que invertir en que vengan a hacer un mantenimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *